Nadie sabe dónde estaba ubicada la ciudad de Acad, cómo se destacó ni cómo cayó. Lo que si es seguro es que una vez fue la sede del Imperio Acadio, que gobernó sobre una vasta extensión de la región de la antigua Mesopotamia. Se sabe que Acad –también conocida como Acadia– era una ciudad ubicada a lo largo de la orilla occidental del río Éufrates, posiblemente entre las ciudades de Sippar y Kish –o tal vez, entre Mari y Babilonia, o incluso en otros lugares a lo largo del Éufrates–.

Según la leyenda, fue construida por el rey Sargón el Grande –o Sargón I de Acad–, quien unificó Mesopotamia bajo su mandato y estableció el estándar para futuras formas de gobierno en la región. El Imperio acadio sería la primera entidad política en hacer un uso extenso y eficiente de la burocracia y la administración a gran escala al tiempo que establecía el estándar para futuros gobernantes y reinos. Si bien el tamaño y el alcance del imperio con sede en Acad se disputa, no hay duda de que fue el primer imperio multinacional en el mundo –a pesar de que hay quienes reclaman que este título pertenece a estados sumerios anteriores–[1].

Mapa del Imperio acadio (marrón) y las direcciones en que se llevaron a cabo las campañas militares (flechas amarillas).[2]

Además de Mesopotamia, el Imperio Acadio ejerció influencia en el Levante y Anatolia, enviando expediciones militares tan al sur como Dilmun y Magan –modernos Bahrein y Omán– en la Península Arábiga.[3] Durante el tercer milenio antes de Cristo, se desarrolló una simbiosis cultural muy íntima entre los sumerios y los acadios, que incluyó el bilingüismo generalizado[4]. El acadio, una lengua semítica oriental[5], reemplazó gradualmente al sumerio como lengua hablada en algún lugar entre el tercer y el segundo milenio a.C.[6] Excepto en los servicios sagrados y las vestimentas, escritos y prácticas religiosas acadias se infiltraron en las costumbres de los conquistados en la región.

La Biblia se refiere a Acad en Génesis 10:10-12[7], y los estudiosos de la historia han documentado aproximadamente 7 000 textos del período acadio, escritos en sumerio y en acadio. Incluso textos posteriores de los estados sucesores de Asiria y Babilionia también se refieren a él[8].

Con todo, la comprensión del Imperio acadio sigue viéndose obstaculizada por el hecho de que su capital, Acad, aún no se ha localizado, a pesar de numerosos intentos[9]. La datación precisa de los sitios arqueológicos se ve obstaculizada por el hecho de que no hay distinciones claras entre los conjuntos de artefactos que se cree que provienen del período dinástico temprano anterior, y aquellos que se consideran acadios. Del mismo modo, el material que se cree que es acadio sigue en uso en el período de Ur III[10].

El ascenso de Sargón

Sargón de Acad –también conocido como Sargón el Grande, Shar-Gani-Sharri y Sarru-Kan, que significan «Rey Verdadero» o «Rey Legítimo»– era hijo de una humilde jardinera llamada La’ibum, que a su vez era «changeling», término que podría referirse a una Hieródulo o sacerdotisa de Ishtar o Inanna[11]. Reinó en Mesopotamia desde el 2334 hasta 2279 a. C. y hoy es igualmente famoso por ser el padre de la gran poeta sacerdotisa Enheduanna[12].

La leyenda de Sargón encontrada por el arqueólogo Sir Henry Rawlinson en la biblioteca de Asurbanipal[13], mientras excavaba en Nínive en el 1867, dice:

Mi madre era una «changeling», a mi padre no lo conocí. El hermano de mi padre amaba las colinas. Mi casa estaba en las tierras altas, donde crecen las hierbas. Mi madre me concibió y me dio a luz en secreto. Ella me puso en una canasta de juncos. Ella selló la tapa con alquitrán. Ella me arrojó al río, pero éste no se elevó sobre mí. El agua me llevó a Akki, el cajón del agua. Me levantó mientras sumergía su jarra en el río. Me tomó como su hijo y me crio. Me hizo su jardinero.[14]

Se dice que Akki era el jardinero de Ur-Zababa, el rey en ese entonces de la ciudad de Kish. Desde este comienzo Sargón se alzaría para conquistar toda Mesopotamia. Su historia fue conocida en toda la región, donde, con el tiempo, llegó a ser considerado el hombre más grandioso que jamás haya vivido, celebrado en cuentos gloriosos a través del Imperio Persa, junto con su nieto Naram-Sin. Según el historiador Paul Kriwaczek: «durante al menos 1 500 años después de su muerte, Sargón el Grande, fundador del Imperio Acadio, fue considerado como una figura semi-sagrada, el santo patrón de todos los imperios posteriores en el reino mesopotámico»[15]. Aun así, se desconoce de dónde vino e incluso su nombre real, pues se entiende que «Sargón» no fue el nombre que le dieron al nacer, sino uno que eligió para sí mismo al llegar al trono. Dado que este nombre es semítico y no sumerio, se acepta que este personaje era de origen semita[16].

Probablemente el busto de Sargón I de Acadia.[17]

Bajo el gobierno de Ur-Zababa, Sargón se convertiría en el copero del rey, posición qué, de acuerdo con la historiadora Susan Wise Bauer: «fue sólo superada por el rey»[18]. Esto le dio acceso a un cuerpo disciplinado de trabajadores, que también pudieron haber sido sus primeros soldados. En su calidad de copero, el futuro monarca tenía la confianza del rey, y esto se puso a prueba cuando un rey vecino, Lugalzagesi de Umma[19], se embarcó en una campaña militar de conquista en la región. La antigua Mesopotamia –como la antigua Grecia– estaba salpicada de muchas ciudades-estado pequeñas, todas las cuales luchaban entre sí por territorio fértil y agua.

Lugalzagesi marchó con su ejército a través de la región de Sumer y conquistó las ciudades-estado una por una, uniéndolas a todas bajo su autoridad. Sería el primer rey sumerio en lograr esto en gran medida; y el último rey sumerio antes del surgimiento de Acad. Parece haber acordado dejar a Kish de última, pero, después de conquistar Uruk, decidió seguir adelante con la anterior. Siguiendo a Bauer, Ur-Zababa se enteró de que el ejército del conquistador se estaba acercando a su ciudad y se asustó tanto que «roció» sus piernas[20].

Inscripción del nacimiento de Sargón.[21]

Por sospechas en su contra, el rey decidió enviar a Sargón con Lugalzagesi para que éste le llevara una oferta de paz. Se desconoce si Ur-Zababa realmente incluyó en el mensaje algo sobre términos y condiciones, lo que se sabe es que en ese mensaje le pidió a Lugalzagesi que matara a Sargon al recibirlo. Por alguna razón, Lugalzagesi se negó a cumplir y en su lugar invitó a Sargón a unirse a él. Juntos, marcharon hacia Kish y tomaron la ciudad con facilidad. Ur-Zababa escapó y se escondió.

Precisamente lo que sucedió después no está claro debido a las muchas leyendas que crecieron alrededor de la vida de Sargón y se mantuvieron a lo largo de los siglos. Es posible que haya tenido un romance con la esposa de Lugalzagesi en este momento o que haya sido enviado a una misión que lo llevó eventualmente a la conquista de la región. Lo que sea que haya sucedido Lugalzagesi y él se convirtieron pronto en antagonistas. Sargón marchó hacia Uruk y lo tomó. Lugalzagesi marchó con su ejército desde Kish para encontrarse con Sargón en la batalla y fue derrotado. Luego, Sargón lo encadenó, le ató una soga al cuello y lo llevó a la ciudad de Nippur, sagrada para el dios Enlil, en quien Lugalzagesi había confiado, y lo obligó a marchar humillado por la puerta de Enlil. Sargón eligió para sí mismo a la diosa Ishtar –Inanna– como su protector divino y, con Ur-Zababa y Lugalzagesi fuera del camino, se proclamó rey de Kish y sometió con rapidez a la región de Sumer.

Construcción del Imperio

Una vez derrocó a Lugalzagesi Sargón tomó el poder y ganó un reino ya unido que podría utilizar para aprovechar en campañas militares y establecer el primer imperio sobre toda Mesopotamia. Sus humildes antecedentes pudieron haberlo ayudado en esto, ya que, como en épocas posteriores y hasta el día de hoy, las distinciones de clase en las ciudades sumerias habían llevado a un resentimiento creciente de la clase baja hacia la élite superior. Los ciudadanos más ricos podían tomar la mayor cantidad de tierra que podían y las clases bajas se sentían habitualmente privadas de sus derechos. Esta teoría se apoya de igual forma en el hecho de que, directamente después de su ascenso al poder, las ciudades-estado y su élite gobernante apenas lo aceptaron con gracia y sumisión, rebelándose contra él y obligándole a demostrar su legitimidad como rey a través del poder militar.

Después de conquistar Sumer, construyó una nueva ciudad o renovó una antigua, Acad, a orillas del Éufrates. Esta acción fue una ruptura completa con el precedente anterior de que un rey de una ciudad existente conquistaba otra para la gloria de su ciudad natal y beneficiarse de los recursos que ahora tendría disponibles. Sin embargo, no contento todavía con sus logros, se embarcó nuevamente en campaña. Respecto a lo que Bauer escribe:

Con la llanura mesopotámica bajo su control, Sargón se propuso construir un imperio que se extendía más allá de Mesopotamia. Lideró a estos soldados campaña tras campaña: «Sargón, el rey de Kish», dice una de sus tabletas, «triunfó en treinta y cuatro batallas». Cruzó el Tigris y tomó tierra de los elamitas. Se abrió camino hacia el norte hasta la ciudad de Mari, que capturó, y luego empujó aún más hacia la tierra de otra tribu semítica, más salvaje y nómada que sus propios acadios: los amorreos, que se extendían por la tierra al oeste del mar Caspio. En una campaña sobre el Tigris, llegó y conquistó la pequeña ciudad norteña de Aššur… Después de esto, se dirigió aún más al norte y afirmó su dominio sobre la igualmente pequeña ciudad de Nínive … Sargón incluso pudo haber invadido Asia Menor.[22]

También pudo haber tomado Chipre y afirma haber marchado al Mar Mediterráneo y enviado barcos a lugares tan lejanos como la India para el comercio. Marchó por Mesopotamia conquistando una ciudad-estado tras otra y expandió su imperio hasta el Líbano y las montañas Taurus de Turquía, llegando luego todavía más lejos. Instituyó prácticas militares relativas a combinar diferentes tipos de fuerzas de combate en formaciones más sueltas –para permitir una mayor movilidad y adaptabilidad en el campo–, que se convirtieron en estándar durante la época de Alejandro Magno.

Estela de la victoria de Sargón.[23]

Sargón el Grande conquistó lo que llamó «las cuatro esquinas del universo»: las tierras que rodean Acad al norte (Asiria), el sur (Sumer), el este (Elam) y el oeste (Martu), y mantuvo el orden en su imperio a través de repetidas campañas militares. La estabilidad proporcionada por este imperio permitió el desarrollo del arte, la literatura, la ciencia, los avances agrícolas y la religión, y asimismo dio lugar a la construcción de carreteras, la mejora del riego y a una esfera de influencia más amplia en el comercio –que se extendió desde las minas de plata de Anatolia hasta las minas de lapislázuli en el Afganistán moderno, los cedros del Líbano y el cobre de Magan–. El Imperio acadio creó el primer sistema postal donde las tabletas de arcilla inscritas en escritura acadiana cuneiforme estaban envueltas en sobres de arcilla externos marcados con el nombre y la dirección del destinatario y el sello del remitente. Estas cartas no podían abrirse excepto por la persona a la que estaban destinadas porque no había forma de abrir el sobre de arcilla, salvo que se rompiera.

Para mantener su presencia en todo su imperio, Sargón colocó estratégicamente a sus mejores y más confiables hombres en posiciones de poder en las diversas ciudades. Los «Ciudadanos de Acad», como los llama un texto babilónico posterior, fueron los gobernadores y administradores en más de 65 ciudades diferentes. Sargón también ubicó hábilmente a su hija, Enheduanna, como suma sacerdotisa de Inanna en Ur y, a través de ella, parece haber podido manipular asuntos religiosos y culturales desde lejos. Bauer observa cómo, «En este reino, los sumerios se encontraron rápidamente viviendo como extranjeros en sus propias ciudades. Cuando Sargón se hizo cargo de una ciudad, se convirtió en una fortaleza acadia, dotada de funcionarios acadios y guarnecida con tropas acadias»[24].

Sargón también estandarizó pesos y medidas para su uso en el comercio, inició un sistema de impuestos que era justo para todas las clases sociales y participó en numerosos proyectos de construcción, como la restauración de Babilonia –que, según algunas fuentes, fundó: aunque esto no se acepta generalmente como cierto–. También creó, entrenó y equipó un ejército de tiempo completo, al menos en la ciudad de Acad, donde, según una inscripción, 5400 soldados «comían pan todos los días» con el rey.

Soldados de Acadia matando a enemigos.[25]

A lo largo de su vida, Sargón continuaría encontrando levantamientos mientras las ciudades-estado afirmaran su autonomía y se levantaran contra el imperio. Cuatro veces invadió Siria y Canaán, y pasó tres años sometiendo a los países del «oeste» para unirlos con Mesopotamia «en un solo imperio». Sin embargo, a medida que pasaron los siglos, se olvidaron de las dificultades que tuvieron con el gobierno de Sargón y todo lo que se recordó fueron sus hazañas heroicas y la «edad de oro» de los acadios. Durante los siguientes 3 000 años, los babilonios contarían historias de los reyes que se alzaron en contra de Sargón de Acad y de sus gloriosas victorias, citando las propias palabras de Sargón de su supuesta autobiografía:

A mi edad de 55 años, todas las tierras se rebelaron contra mí y me sitiaron en Agadé, pero el viejo león todavía tenía dientes y garras, salí a la batalla y los derroté: los derribé y destruí su vasto ejército. Ahora, cualquier rey que quiera llamarse mi igual, donde quiera que vaya, ¡déjalo ir!

Según la lista de reyes sumerios, Sargón reinó durante 56 años y murió en la vejez por causas naturales. Asumió un estado casi divino después de la muerte. Se han encontrado tabletas de contrato fechadas en los años de las campañas contra Canaán y contra Sarlak, rey de los Guti[26]. Sargón, a lo largo de su larga vida, mostró deferencia especial a las deidades sumerias, particularmente a Inanna, su patrona, y Zababa, el dios guerrero de Kish. Se llamó a sí mismo «El sacerdote ungido de Anu» y «el gran ensi de Enlil».

Bibliografía Principal

Joshua J. Mark, Ancient History Encyclopedia. Akkad (abril, 2011). https://www.ancient.eu/akkad/

Joshua J. Mark, Ancient History Encyclopedia. Sargon of Akkad (septiembre, 2009). https://www.ancient.eu/Sargon_of_Akkad/

Joshua J. Mark, Ancient History Encyclopedia. Naram-Sin (agosto, 2014). https://www.ancient.eu/Naram-Sin/Wikipedia. Akkadian Empire.


[1] Liverani (1993), p. 3. «The factual criticism is that empires existed even before Akkad: or more properly that the term and concept of “empire” has been recently applied (on not worse grounds than in the case of Akkad) to other older cases, from the Uruk of the late-Uruk period to the Ebla of the royal archives, to the very state formations of the Sumerian south in the period called in fact “proto-imperial”. In no case is the Akkad empire an absolute novelty […] “Akkad the first empire” is therefore subject to criticism not only as for the adjective “first” but especially as for the noun “empire”».

[2] Wikimedia Commons; Empire Akkad. https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Empire_akkad.png.

[3] Mish, Frederick C. «Akkad» Webster’s Ninth New Collegiate Dictionary, ninth ed. Springfield, 1985.

[4] Guy Deutscher. Syntactic Change in Akkadian: The Evolution of Sentential Complementation (2007) p. 20–21.

[5] Rebecca Hasselbach. Sargonic Akkadian: A Historical and Comparative Study of the Syllabic Texts (2005) p. 2.

[6] Seth L. Sanders. Margins of Writing, Origins of Culture p. 90–120.

[7] BibliaGateway. Génesis 10:10-12 (Reina-Valera 1960) https://www.biblegateway.com/passage/?search=G%C3%A9nesis+10%3A10-12&version=RVR1960

[8] Ingo Schrakamp. Sargon of Akkad and his dynasty, p. 6045–6047

[9] Harvey Weiss, Journal of the American Oriental Society. Kish, Akkad and Agade.

[10] Augusta McMahon. The Early Dynastic to Akkadian Transition. The Area WF Sounding at Nippur (2006).

[11] Diosa babilónica del amor y la belleza.

[12] Poeta y escritora acadia, considerada la autora más antigua conocida y una de las primeras mujeres en la historia cuyo nombre se conserva

[13] Posterior rey de Asiria.

[14] Susan Wise Bauer. The History of the Ancient World, p. 95.

[15] Paul Kriwaczek. Babylon: Mesopotamia and the Birth of Civilization p. 111

[16] Que su lengua era de un grupo originario del Próximo y Medio Oriente.

[17] Wikimedia Commons; Sargon of Akkad. https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Sargon_of_Akkad.jpg

[18] Bauer op. cit. (14) p. 97.

[19] Antigua ciudad-estado de Sumeria

[20] Bauer op. cit. (14) p. 97.

[21] Wikimedia Commons. Birth Sargon II Louvre AO7673. https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Birth_Sargon_II_Louvre_AO7673.jpg

[22] Bauer op. cit. (14) p. 101.

[23] Wikimedia Commons. Victory stele of Sargon (fragment) circa 2300 BCE Louvre Museum Sb 1 (side detail) . commons.wikimedia.org/wiki/File:Victory_stele_of_Sargon_(fragment)_circa_2300_BCE_Louvre_Museum_Sb_1_(side_detail).jpg

[24] Bauer op. cit. (14) p. 99.

[25] Wikimedia Commons. P1150890 Louvre stèle de victoire Akkad AO2678 rwk. https://en.wikipedia.org/wiki/File:P1150890_Louvre_st%C3%A8le_de_victoire_Akkad_AO2678_rwk.jpg

[26] Pueblo del este del Tigris, que habitaba los montes Zagros a finales del III milenio a. C